Ginecomastia es un término médico que significa “mamas como las de una mujer”. Aunque no se suele oír hablar de este problema, la operación para la corrección de la ginecomastia es cada vez más frecuente. Se estima que la ginecomastia afecta a muchos hombres. Y puede afectar a una sola mama o a las dos. Aunque causa más problema a jóvenes en la adolescencia o un poco después.

Aunque el sobredesarrollo de la mama masculina puede estar asociado al uso de ciertas drogas o medicamentos y a algunos problemas médicos, en la gran mayoría de los casos no hay causa conocida. El abuso de anabolizantes entre culturistas y en gimnasios provoca esta deformidad. Si no se dejan de tomar los anabolizantes no se debe operar.

Indicaciones.

La cirugía para la corrección de la ginecomastia está indicada cuando el varón está preocupado por su apariencia y existe suficiente mama como para esta preocupación. En este caso, la reducción quirúrgica de la mama agrandada puede ser de mucha utilidad. El procedimiento quita tejido mamario, y en casos extremos también extirpa piel sobrante, dando lugar a un tórax de aspecto masculino.

Personas idóneas.

Las personas idóneas para someterse a una cirugía de corrección de la ginecomastia son aquellos hombres de cualquier edad que están sanos física y psicológicamente, y que comprenden lo que se puede conseguir con la intervención, y sus limitaciones. El mejor resultado se obtiene cuando la piel es elástica y firme y se adapta al nuevo contorno corporal. Puede estar desaconsejada la cirugía en hombres obesos o con sobrepeso que no hayan intentado primero corregir el problema de la pérdida de peso. Tampoco son considerados buenos candidatos los individuos que toman alcohol en exceso o fuman derivados del hachís. Estas drogas, junto con los esteroides anabolizantes, pueden causar ginecomastia. Por lo tanto, estas personas deben cambiar de hábitos previamente para ver si la plenitud de su mama disminuye, antes de considerar la cirugía.

Planificación de la cirugía.

En la primera consulta, recibirá información sobre la intervención, se le realizará la historia clínica, examinando sus mamas y buscando las posibles causas de ginecomastia, tales como función hepática alterada, uso de medicación que contenga estrógenos, o uso de esteroides anabolizantes. Si se sospecha un problema médico como causa, se le aconsejará acudir al especialista en endocrinología.

En algunos casos, está indicada la realización de una mamografía o ecografía, a fin de valorar la posibilidad de cáncer de mama (el cáncer de mama masculina es muy poco frecuente, pero existe, y hay que descartarlo), y también para ver la composición de la mama, que puede contener mucha abundancia de glándula (ginecomastia verdadera) o bien ser fundamentalmente un acumulo de grasa. Según sea el caso, la técnica quirúrgica puede variar.

El especialista le explicará qué resultados pueden obtenerse y qué técnica quirúrgica es la más adecuada para usted. Es importante que comunique cuáles son sus expectativas, para que se le pueda explicar si hay limitaciones a las mismas. Si, por ejemplo, presenta usted gran cantidad de piel sobrante, que puede quedar vacía y fláccida una vez eliminado el contenido, será preciso eliminar también esta piel, lo que supondrá una cicatriz mayor cuya forma, tamaño y localización le serán explicadas. En cualquier caso se determinará cuál es el procedimiento óptimo que le proporcione un contorno corporal más adecuado, valorando ventajas e inconvenientes.

Asimismo, en la consulta se le informará sobre el coste de la intervención, y la forma de pago. Se le darán instrucciones acerca de cómo prepararse para la cirugía. Es preciso realizar un estudio preoperatorio. Es importante que cuente con algún familiar o acompañante que pueda llevarle a casa cuando se le dé el alta, y que, en caso necesario, pueda ayudarle un par de días. Deberá usar tras la operación una banda torácica para presionar sobre la zona operada. Deberá cumplir con el ayuno prescrito de sólidos y líquidos, durante las 8 horas anteriores a la intervención.

Si es fumador, es altamente recomendable que no fume durante el período que va de las 3 semanas antes a las 3 semanas después de la intervención. El tabaco puede ser fuente de complicaciones postoperatorias.

La cirugía de la ginecomastia.

La cirugía de corrección de la ginecomastia se realiza en un quirófano, dentro de una clínica. Según el tipo de técnica que se vaya a emplear, puede realizarse de forma ambulatoria, permaneciendo sólo unas horas en la clínica, o bien precisar ingreso hospitalario durante al menos una noche. Se puede realizar bajo anestesia local con sedación, de manera que durante la cirugía usted estará despierto pero relajado, o con anestesia general, permaneciendo el paciente dormido durante la operación. El empleo de una anestesia u otra dependerá de la técnica quirúrgica que se requiera en cada caso, es decir, del tamaño de las mamas y de las preferencias del paciente.

Si el tamaño aumentado de las mamas se debe fundamentalmente a un exceso de glándula, la cirugía consiste en la extirpación de dicho exceso con bisturí, mediante una incisión situada en una zona discreta, como el reborde inferior de la areola. Puede o no completarse con liposucción para eliminar la grasa asociada.

Si la ginecomastia se debe sobre todo a exceso de grasa, la cirugía consiste, fundamentalmente, en hacer una liposucción para corregirla mediante una pequeña incisión, de menos de 1 cm., situada en la axila por lo general. Por esta abertura se introduce una cánula metálica hueca conectada a un sistema de vacío, para aspirar la grasa. Como hemos hablado anteriormente, en algunos casos, que son raros, puede ser necesario eliminar piel sobrante, con lo que pueden quedar cicatrices de mayor tamaño. De lo contrario, la piel puede no ajustarse bien al nuevo contorno corporal, y quedar fláccida.

Las pequeñas cicatrices de liposucción se cierran con 1 solo punto. Las otras incisiones, en caso de haberlas, se suturan de forma intradérmica, con un hilo reabsorbible, de forma que no es necesario retirar puntos. Normalmente se deja un pequeño tubo de drenaje para eliminar el exceso de secreción de la herida. Posteriormente se venda el tórax para que la piel se adapte correctamente. La duración del procedimiento es variable según el caso, pero puede estar entre 2 y 4 horas.

Postoperatorio de la extirpación de ginecomastia.

Dependiendo del tipo de cirugía de corrección que se haya hecho, podrá ser dado de alta a su domicilio al cabo de pocas horas, o bien al día siguiente.

Tras la cirugía de la ginecomastia es normal encontrarse con molestias e inflamación en el tórax durante unos días. Deberá tomar la medicación que se le prescribirá, que consiste en un antibiótico, para prevenir infecciones, y en calmantes, para combatir las molestias y estar lo más confortable posible durante ese tiempo. Durante los 3 o 4 primeros días del postoperatorio, las molestias son mayores; después de ese tiempo, podrá hacer vida casi normal, aunque tendrá molestias durante un par de semanas.

Los vendajes y el drenaje se retiran a los 3 o 4 días tras la intervención. A partir de esa primera cura, podrá ducharse entero (antes no debe hacerlo, para no mojar el vendaje), y después curar las incisiones con un desinfectante y gasas limpias. La prenda de presión deberá llevarse, incluso para dormir, durante 1 mes. Si hay puntos externos, se retirarán a los 7 días de la cirugía. Es normal que aparezcan pequeñas costras o un poco de líquido a través de las incisiones. Se hará revisiones durante los meses siguientes a la operación.

Es aconsejable que limite su actividad física al principio, evitando ejercicios pesados durante tres semanas. En general, tendrá que esperar aproximadamente un mes para volver a su actividad física normal. Las cicatrices estarán rosadas de aspecto, y duras al tacto, durante varias semanas o meses, dependiendo de la forma de cicatrizar de cada paciente y de la magnitud de la intervención. Incluso pueden dar el aspecto de empeorar durante los primeros 3 a 6 meses tras la cirugía. Esto es normal. Irán mejorando progresivamente, para convertirse finalmente en líneas blancas poco visibles, no antes de 9 a 12 meses. Es preciso aplicar protección solar (cremas de 50+) sobre las cicatrices si se va a tomar el sol antes de que éstas estén completamente blancas. De lo contrario, pueden oscurecerse, y quedar así demasiado visibles.

Resultados de la cirugía de la ginecomastia

Los resultados de la cirugía de la ginecomastia son significativos y permanentes. Si sus expectativas son realistas, los cambios serán buenos y estará satisfecho con su nuevo aspecto. A pesar de las cicatrices, el resultado estético de la corrección de la ginecomastia es altamente satisfactorio y reconfortante. Si usted es realista en sus expectativas y es capaz de tolerar la presencia de cicatrices en el tórax, aunque disimulables, y un cierto periodo de recuperación, la intervención puede ser adecuada para usted.

Galería

Contacto

Contacte con nosotros y estaremos encantados de resolver cualquier tipo de duda que tenga respecto al tratamiento o intervención.