La cirugía de los párpados, técnicamente conocida como blefaroplastia, es la operación destinada a corregir el envejecimiento facial de los párpados: el exceso de la piel y bolsas de los párpados Esta operación puede corregir la caída de la piel de los párpados superiores y las bolsas de los párpados, que hacen que parezcamos mayores, enfermos o más cansados/as de lo que estamos y que, en algunos casos, pueden no dejarnos ver bien. Sin embargo, la blefaroplastia no elimina las “patas de gallo” u otras arrugas, ni la caída de las cejas, ni las manchas oscuras de la piel (ojeras). Puede realizarse de manera aislada o junto a otra cirugía plástica de la cara, como el lifting.

La blefaroplastia transconjuntival es una variante de la intervención aplicada al párpado inferior cuando éste no tiene piel sobrante, y permite que la cicatriz quede oculta a la vista y que la recuperación sea más rápida.

Indicaciones.

Esta cirugía está indicada cuando los pacientes tienen bolsas visibles bajo los ojos y/o en el ángulo interno de los superiores (cerca de la raíz de la nariz), así como las que tienen piel sobrante y colgante en los párpados superiores o inferiores. Se puede hacer blefaroplastia sólo de los párpados superiores, sólo de los inferiores, o de ambos, según la necesidad de cada caso.

Personas idóneas.

Las personas idóneas para someterse a una cirugía de párpados son aquellas personas que buscan un rejuvenecimiento de la zona orbitaria. Que puede ser muy duradero pero que no abarca toda la cara.

Antes de decidir si se va a someter a una blefaroplastia, bien sea para mejorar sus párpados superiores o para eliminar las bolsas bajo los ojos, piense qué quiere conseguir y a qué está dispuesto, porque en algunas ocasiones el lifting asociado es una solución. Existe la posibilidad de complementar la intervención con técnicas de Medicina Estética, que se realizan en consulta, para completar el resultado, como los rellenos o la toxina botulínica.

Si usted posee un estado general de salud bueno, tiene una estabilidad psicológica, y es realista en sus expectativas, será un/a buen/a candidato/a. Generalmente los/as pacientes tienen 35 años ó más, pero en algunos casos con tendencia familiar a tener bolsas, los/as pacientes son más jóvenes. Existen algunas condiciones médicas que pueden hacer que existan más riegos al someterse a una cirugía de párpados, como son los problemas de tiroides, la falta de lágrimas suficientes, la presión arterial alta, las enfermedades cardiovasculares y la diabetes en estos casos puede ser desaconsejada la cirugía. El glaucoma y el desprendimiento de retina también pueden suponer un riesgo; en determinados casos, puede ser necesaria una revisión oftalmológica previa a la blefaroplastia y tras la blefaroplastia.

Planificación.

En la primera consulta, recibirá información sobre la intervención, y se le realizará la historia clínica, evaluando los depósitos de grasa existentes, el tono y firmeza de la piel, la visión, la producción de lágrimas y su estado general de salud. Es importante que diga si padece alguna enfermedad importante, si es fumador/a, si toma alguna medicación, si es alérgico/a a algún medicamento o producto, si lleva gafas o lentillas, y aportar, si es posible, su último examen oftalmológico.

También debe preguntar todo aquello que dude. Se le explicará qué resultados pueden obtenerse y qué técnica quirúrgica es la más adecuada para usted. Se discutirá la posibilidad de operar los cuatro párpados, los inferiores o los superiores y si es preciso asociar algún otro procedimiento. Es importante que comunique al cirujano cuáles son sus expectativas, para que pueda explicarle si pueden cumplirse o si hay limitaciones a las mismas. Se le explicarán las técnicas y el tipo de anestesia que se emplearán, y dónde se realizará la cirugía.

Asimismo, en la consulta se le informará sobre el coste de la intervención, y la forma de pago. La cirugía de párpados con fines estéticos no está cubierta por la Seguridad Social ni por las compañías de seguros médicos privados. Se considera cirugía estética, y ha de realizarse de forma privada.

Se le darán instrucciones acerca de cómo prepararse para la cirugía. Es preciso realizar un estudio preoperatorio, que incluye un análisis de sangre y una visita al anestesista. Es importante que cuente con algún familiar o acompañante que pueda llevarle a casa cuando se le dé el alta, y que, en caso necesario, pueda ayudarle un par de días. Deberá cumplir con el ayuno prescrito de sólidos y líquidos, durante las 8 horas anteriores a la intervención.

Si fuma, es altamente recomendable que no lo haga durante el período que va de las 3 semanas antes a las 3 semanas después de la intervención. El tabaco puede ser fuente de complicaciones postoperatorias.

Cirugía de párpados y bolsas de los ojos.

La cirugía de párpados y de corrección de las bolsas bajo los ojos párpados se realiza en un quirófano, dentro de una clínica. Normalmente, no es necesario permanecer en la clínica más que unas horas tras la cirugía.

El dr. Urbano utiliza las instalaciones de la clínica USP Sagrado Corazón de Sevilla.

Suele realizarse bajo anestesia local más sedación o, menos frecuentemente, bajo anestesia general, dependiendo del caso. Si se realiza con anestesia local más sedación, el/la paciente se siente relajado/a y los párpados están insensibles al dolor; con anestesia general el/la paciente está dormido/a durante la operación.

¿En qué consiste la cirugía de párpados y eliminación de las bolsas bajo los ojos?.

Lo primero de todo es sedar al paciente para que no note los pinchazos de la anestesia local.

Si se van a realizar los cuatro párpados, generalmente se empieza por los superiores.

La mayoría de las veces, la cirugía consiste en hacer  las incisiones en las líneas naturales de los párpados superiores o, si lo que se persigue es la eliminación de las bolsas bajo el borde del párpado, la incisión se hace entonces justo debajo de las pestañas en los inferiores; en algunos casos pueden extenderse hacia las patas de gallo. A través de estas incisiones se separa la piel de la grasa y músculo subyacentes, extirpando el exceso de grasa y, en ocasiones, el exceso de piel y músculo. Se puede hacer la operación por vía conjuntival cuando no es necesario quitar piel.

Las incisiones se cierran con suturas intradérmicas muy finas.

Postoperatorio de la cirugía de párpados.

Tras la cirugía, se le aplicará frío en la zona de los ojos mediante hielo envuelto en gasas, o mejor unas gafas de relax refrigeradas, y en algunos casos, una pomada en los ojos para lubrificarlos. Puede tener molestias sobre los párpados; si las hubiese, se alivian fácilmente con los calmantes prescritos, aunque no es una operación dolorosa. Deberá mantener la cabeza elevada durante unos días después de la cirugía y aplicarse compresas frías o las gafas de relax, para disminuir la inflamación y los hematomas. Durante las primeras horas del postoperatorio puede notar lagrimeo excesivo, hipersensibilidad a la luz y cambios temporales en la agudeza visual, como visión borrosa o doble. Después desaparecen estas molestias. Los puntos se retiran a  la semana. El edema y los hematomas disminuirán gradualmente hasta desaparecer por completo en unas 2 semanas y media, y comenzará a verse y sentirse mucho mejor.

La mayoría de los pacientes que se someten a una cirugía de párpados comienzan a leer o a ver la televisión en 2 ó 3 días. Sin embargo, no podrá ponerse lentillas, si las lleva, hasta las 2 semanas, y aún así podrá sentirse incómodo/a durante un tiempo. Se suele volver al trabajo en una semana o 10 días; por entonces, podrá aplicarse maquillaje para disimular los hematomas. Puede ser preciso llevar gafas de sol durante unas semanas. Debe mantener un reposo relativo durante 3 a 5 días, y evitar actividades fuertes y agacharse durante 3 semanas.

Resultados de la cirugía de párpados y eliminación de bolsas bajo los ojos

Las cicatrices pueden tener un aspecto rosado durante los primeros meses. Progresivamente irán desapareciendo hasta convertirse en un línea clara casi invisible. Los resultado de la cirugía de párpados son muy favorables y duraderos, manteniéndose años (aunque no pueden considerarse permanentes); y en general, las bolsas bajo los ojos no suelen reaparecer tras su eliminación.

La mayoría de los/as pacientes están muy satisfechos/as con los resultados de su blefaroplastia, y presentan un aspecto más joven y despierto. Siempre y cuando sus expectativas sean realistas, se encontrará feliz con su nuevo aspecto.

Galería

Contacto

Contacte con nosotros y estaremos encantados de resolver cualquier tipo de duda que tenga respecto al tratamiento o intervención.