La rinoplastia una técnica de la cirugía plástica y estética que cambia la forma de la nariz.

Consiste, fundamentalmente, en modificar el esqueleto nasal, aumentándolo o disminuyéndolo, para conseguir una nueva forma que mejore la armonía facial.

Puede disminuir o aumentar el tamaño de la nariz, cambiar la forma de la punta o del dorso, estrechar los orificios nasales o cambiar el ángulo entre la nariz y el labio superior. También corrige los problemas congénitos, los traumatismos y algunos problemas respiratorios.

Cuando, además, se corrige la desviación del tabique nasal para mejorar la función respiratoria, se denomina rinoseptoplastia.

Esta cirugía estética de la nariz está indicada en personas que desean modificar la forma de su nariz para que se ajuste mejor a los rasgos generales de su rostro; o las personas que presentan una deformidad evidente de la pirámide nasal, como desviación, hundimiento, etc., de nacimiento, tras el crecimiento o por traumatismos.

La edad debe tenerse en cuenta. La mayoría de los cirujanos plásticos prefieren no realizar una rinoplastia hasta los 18 años, pero para algunas anomalías como la nariz leporina se aconseja operar en la infancia.

Personas Idóneas

Los candidatos idóneos para someterse a una rinoplastia son aquellas personas que buscan una mejoría en su apariencia. Si usted posee un estado general de salud bueno, tiene una estabilidad psicológica, y es realista en sus expectativas, será un buen candidato. La cirugía estética de la nariz mejorará su apariencia y la confianza en uno mismo, pero no conseguirá que nos parezcamos a otra persona o a una fotografía de una revista. Es conveniente discutir con el cirujano qué se quiere y qué se puede conseguir con la operación.

Galería

Contacto

Contacte con nosotros y estaremos encantados de resolver cualquier tipo de duda que tenga respecto al tratamiento o intervención.