Personas idóneas para la mastopexia

Las personas ideales para someterse a una elevación de pecho son las mujeres sanas física y psicológicamente, que comprenden los resultados que se pueden obtener tras la cirugía. Muchas mujeres desean una mastopexia tras un embarazo o una lactancia que ha dejado vacío y caído el pecho. Aunque no existe riesgo de que la mastopexia altere futuros embarazos, sí debe saber que las mamas pueden volver a descolgarse algo tras un nuevo embarazo y que siempre quedan señales de la operación, aunque sean muy finas.

Planificación de la mastopexia.

Como toda intervención de cirugía estética, es importante una adecuada planificación de su cirugía de elevación de pecho.

En la primera consulta, recibirá información sobre la intervención, y se realizará la historia clínica, evaluando el tamaño y la forma del pecho, la firmeza de la piel y su estado general de salud. Es importante que diga si padece alguna enfermedad importante, si es fumadora, si toma alguna medicación, si es alérgica a algún medicamento o producto, el número de embarazos previos, infecciones en la mama y antecedentes de cáncer de mama familiar.

También debe preguntar todo aquello que dude. Se le explicarán las distintas técnicas quirúrgicas, qué resultados pueden obtenerse y qué técnica quirúrgica o combinación de técnicas es la más adecuada para usted. Es importante que comunique al cirujano cuáles son sus expectativas, para que pueda explicarle si pueden cumplirse o si hay limitaciones a las mismas.

Asimismo se le informará sobre el coste de la intervención, y la forma de pago.

Se le darán instrucciones acerca de cómo prepararse para la cirugía. Es preciso realizar un estudio preoperatorio. No es preciso realizar radiografías, a menos que padezca alguna enfermedad que así lo requiera. Es importante que cuente con algún familiar o acompañante que pueda llevarla a casa cuando se le dé el alta, y que, en caso necesario, pueda ayudarla un par de días. Deberá cumplir con el ayuno prescrito de sólidos y líquidos, durante las 8 horas anteriores a la intervención.

Si es fumadora, es altamente recomendable que no fume durante el período que va de las 3 semanas antes a las 3 semanas después de la intervención. La nicotina del tabaco puede influir de forma muy negativa en la calidad de la cicatriz.

La cirugía de la mastopexia

La cirugía de elevación de pecho se realiza en un quirófano, dentro de una clínica. Es preciso el ingreso para el postoperatorio inmediato, pudiendo darse el alta unas horas más tarde o, en caso de precisarlo, al día siguiente. La mastopexia se realiza bajo anestesia general, permaneciendo la paciente dormida durante la operación.

La elevación de pecho dura entre 2 y 3 horas, aunque a veces puede alargarse. Existen diversas técnicas, pero por lo común consiste en realizar incisiones con forma de ancla, situándose alrededor de la areola, en una línea vertical de ésta al surco bajo la mama, y en una línea horizontal en éste último. A través de estas incisiones se elimina el exceso de piel, y se recoloca la areola y el pezón en su nueva posición (ver dibujos). En algunos casos, puede suprimirse o reducirse al mínimo la incisión horizontal en el surco; no así la vertical, que es necesaria. En determinados casos, cuando el pecho es pequeño y está poco caído, la incisión se coloca sólo alrededor de la areola, como se hace también en los casos en que se asocia la elevación de pecho a la colocación de prótesis mamarias para aumentar el volumen. La areola mantiene una sensación normal o casi normal.

Tras la cirugía se coloca un apósito que se retira en unos días.

El postoperatorio de la mastopexia.

Tras la cirugía de elevación de pecho es normal tener molestias en el pecho y los brazos durante unos días. Deberá tomar la medicación que se le prescribirá, que consiste en un antibiótico, para prevenir infecciones, y en calmantes, para combatir las molestias y estar lo más confortable posible durante ese tiempo. Durante los 3 o 4 primeros días del postperatorio, las molestias son mayores, y harán que precise reposo, sobre todo en cuanto al movimiento de los brazos, aunque sí puede caminar por la casa. Después de ese tiempo, podrá hacer vida casi normal, aunque tendrá molestias durante un par de semanas, sobre todo durante la primera menstruación tras la cirugía.

Los vendajes se retiran a los 2 o 3 días tras la intervención. A partir de esa primera cura, podrá ducharse entera (antes no debe hacerlo, para no mojar el vendaje), y después curar las incisiones con un desinfectante y gasas limpias. El sujetador deberá llevarse, incluso para dormir, durante 1 mes. Después de ese tiempo, pueden empezar a utilizarse sujetadores con aros, y a dormir sin sujetador alguno.

Tras la cirugía de elevación de pecho puede ser normal tener una disminución de la sensación en los pezones; esta situación suele ser temporal. La sutura, que es intradérmica no se retira. Sólo se retiran puntos de papel. Es normal que los primeros días las cicatrices presenten fruncimiento en algunas zonas. Esto forma parte de la técnica quirúrgica, y la cicatriz se alisará progresivamente en varias semanas.

Las cicatrices estarán rosadas de aspecto, y duras al tacto, durante varias semanas o meses, dependiendo de la forma de cicatrizar de cada paciente. Irán mejorando progresivamente, para convertirse finalmente en líneas blancas poco visibles. Es preciso aplicar protección solar (cremas de 50+ que venden en farmacias) sobre las cicatrices si se va a tomar el sol antes de que éstas estén completamente blancas. De lo contrario, pueden pigmentarse, es decir, oscurecerse, y quedar así demasiado visibles.

La hinchazón de las mamas no cede completamente hasta las 3 o 6 semanas. Tras una cirugía de elevación de pecho, podrá volver al trabajo en 2 o 3 semanas, aunque casi desde los primeros días podrá hacer una vida casi normal. Debe limitar las actividades físicas fuertes durante unas semanas, hasta que se recupere de la operación. Durante 3 ó 4 semanas evite el contacto físico intenso de las mamas. Es normal que aparezcan pequeñas costras o un poco de líquido a través de las incisiones. Se harán revisiones durante los meses siguientes a la operación.

Los resultados de la mastopexia.

Los resultados tras una cirugía de elevación de pecho tardan algunas semanas o meses en verse definitivamente, ya que la forma de las mamas va cambiando con el tiempo y adoptando su aspecto definitivo. Es importante recordar que tras una elevación de pecho las cicatrices son importantes y permanentes, aunque se tomen todas las precauciones para que se noten lo menos posible. Con el tiempo, las cicatrices irán notándose menos. En el caso de aumento de pecho asociado a mastopexia, las cicatrices suelen más reducidas.

Los efectos de la elevación de pecho, aunque duraderos, no son permanentes, dependiendo de factores como nuevos embarazos, variaciones de peso y edad. Si se ha colocado una prótesis, el efecto será más duradero. Si sus expectativas son realistas usted estará muy satisfecha con el resultado de la mastopexia. A pesar de las cicatrices, el resultado estético de la elevación de pecho es altamente satisfactorio y reconfortante. Y duradero, siempre y cuando no haya variaciones hormonales y se tenga la precaución de cuidar las mamas, utilizando sujetadores de buena calidad.

Aumento de pecho con elevación y reafirmación

La mamoplastia de aumento es un procedimiento quirúrgico que consiste en la colocación, en el interior de las mamas de unas prótesis o implantes con el fin de aumentar el volumen del pecho y mejorar su forma.

Cuando, además, el pecho está caído y precisa reafirmación, y la sola colocación del implante no es capaz de solucionar este problema, la técnica adicional que hay que emplear durante la misma intervención se llama mastopexia, o elevación mamaria.

Indicaciones de aumento con mastopexia.

El aumento de pecho con elevación puede estar indicado en diversas situaciones:

 

  • En mujeres que piensan que sus pechos son demasiado pequeños, además de caídos.
  • Cuando se quiere corregir la reducción del pecho que se produce a veces tras el embarazo, en que éste puede quedar caído y vacío. O tras pérdidas de peso importantes.
  • Cuando se quiere compensar la diferencia de tamaño entre las mamas, en casos de asimetría mamaria.

Para la reconstrucción tras la extirpación quirúrgica del pecho por enfermedad. En estos casos, puede ser necesario utilizar tejidos del propio organismo (del abdomen o de la espalda) en vez de o además de la prótesis, para conseguir la nueva mama. En la mama contraria pueden ser necesarios ajustes a fin de igualar en lo posible la forma y el tamaño al pecho reconstruido, siendo con frecuencia necesaria una reducción de pecho, o una mastopexia.

¿Qué pacientes son las ideales para someterse a un aumento con elevación del pecho?

Las pacientes ideales para someterse a una intervención de aumento de pecho con elevación son las mujeres sanas física y psicológicamente, que comprenden los resultados que se pueden obtener tras la cirugía. Deben saber que, aunque no hay riesgo de que la intervención altere futuros embarazos, sí puede volver a caer el pecho tras los mismos.

Planificación de la cirugía de aumento de pecho con elevación.

Como toda intervención de cirugía estética, es importante una adecuada planificación de su cirugía de aumento de pecho con elevación.

En la primera consulta, recibirá información sobre la intervención, y se le realizará la historia clínica, evaluando el tamaño y la forma del pecho, la firmeza de la piel y su estado general de salud. Es importante que diga si padece alguna enfermedad importante, si es fumadora, si toma alguna medicación, si es alérgica a algún medicamento o producto, y el número de embarazos previos.

También debe preguntar todo aquello que dude. Se le explicará qué resultados pueden obtenerse y qué técnica quirúrgica es la más adecuada para usted. Es importante que comunique al cirujano cuáles son sus expectativas, para que pueda explicarle si pueden cumplirse o si hay limitaciones a las mismas.

Asimismo se le informará sobre el coste de la intervención, y la forma de pago. El aumento de pecho con fines estéticos no está cubierto por la Seguridad Social ni por las compañías de seguros médicos privados. Pero sí lo está la corrección de una asimetría mamaria importante y la reconstrucción tras la cirugía por tumores de mama.

Se le darán instrucciones acerca de cómo prepararse para la cirugía. Es preciso realizar un estudio preoperatorio, que incluye un análisis de sangre y un electrocardiograma. No es preciso realizar radiografías, a menos que padezca alguna enfermedad que así lo requiera. Es importante que cuente con algún familiar o acompañante que pueda llevarla a casa cuando se le dé el alta, y que, en caso necesario, pueda ayudarla un par de días. Deberá comprar, y llevar a la clínica el día de la intervención, un sujetador de la talla deseada, sin aros, y abrochado. Y cumplir con el ayuno prescrito de sólidos y líquidos, durante las 6 horas anteriores a la intervención.

Si es fumadora, es altamente recomendable que no fume durante el período que va de las 3 semanas antes a las 3 semanas después de la intervención. La nicotina contrae los vasos sanguíneos, necesarios para una correcta cicatrización de los tejidos, y puede ser fuente de complicaciones postoperatorias.

¿En qué consiste la cirugía de aumento de pecho con elevación y reafirmación?

El aumento de pecho se realiza a través de una pequeña incisión que se coloca alrededor de la areola del pezón. Aunque otras posibles colocaciones de la incisión, en caso de aumento de pecho puro, son el surco bajo el pecho o en la axila, cuando además hay que eliminar piel sobrante del pecho se suele elegir siempre la vía periareolar, a fin de poder elevar y recolocar el complejo areola-pezón. A través de esta incisión se levanta el tejido mamario, se crea un bolsillo y se coloca la prótesis, directamente bajo la glándula mamaria o, preferiblemente, bajo el músculo pectoral. No es necesario dejar drenajes.

Después de colocada la prótesis, el proceso de eliminar la piel sobrante para conseguir la elevación y reafirmación del pecho consiste, cuando ésta es escasa, en eliminar la piel alrededor de la areola, “como una rosquilla”, lo que permite que la cicatriz resultante sea menor: sólo alrededor de ésta. La piel alrededor de la cicatriz queda inicialmente fruncida, pero este fruncido, gracias a la capacidad elástica de la piel, desaparece espontáneamente al cabo de algunas semanas.

Si, por el contrario, la cantidad de piel sobrante es mayor, el proceso consiste en realizar, además de la cicatriz redonda alrededor de la areola, una cicatriz vertical desde ésta hasta el surco inferior de la mama. En cualquier caso, la incisión se diseña y se sutura para que la cicatriz resultante sea lo menos visible posible, y quede oculta siempre con el bikini o sujetador.

Una vez finalizado el procedimiento, se cubre con un apósito que se retira en unos días. La cirugía dura entre 2 y 3 horas.

Postoperatorio de la cirugía de aumento de pecho con elevación y reafirmación.

Tras la cirugía de aumento de pecho con elevación y reafirmación del mismo, es normal encontrarse cansada y con molestias en el pecho y los brazos durante unos días. Deberá tomar la medicación que se le prescribirá, que consiste en un antibiótico, para prevenir infecciones, y en calmantes, para combatir las molestias y estar lo más confortable posible durante ese tiempo. Durante los 3 o 4 primeros días del postoperatorio, las molestias son mayores, y harán que precise reposo, sobre todo en cuanto al movimiento de los brazos, aunque sí puede caminar y salir a pasear. Después de ese tiempo, podrá hacer vida casi normal, aunque tendrá molestias durante un par de semanas, y precisará baja laboral durante ese tiempo si su trabajo requiere el movimiento de los brazos o realizar esfuerzos con los mismos.

Los vendajes se retiran a los 2, 3 o 4 días tras la intervención. A partir de esa primera cura, podrá ducharse entera (antes no debe hacerlo, para no mojar el vendaje), y después curar las incisiones con un desinfectante y gasas limpias, sujetas sólo con el sujetador que se le ha prescrito. Este sujetador deberá llevarse, incluso para dormir, durante 1 mes. Después de ese tiempo, pueden empezar a utilizarse sujetadores con aros, y a dormir sin sujetador alguno.

Es normal que presente morados en los pechos, sobre todo en la parte lateral, y que tenga sensación anómala en los pezones. Todo ello se irá resolviendo con los días. La sutura, que es intradérmica (por dentro de la piel) se retira a las 2-3 semanas.

Las cicatrices estarán rosadas de aspecto, y duras al tacto, durante varias semanas o meses, dependiendo de la forma de cicatrizar de cada paciente. Irán mejorando progresivamente, para convertirse finalmente en líneas blancas muy poco visibles. Es preciso aplicar protección solar (cremas de 50+, que venden en farmacias) sobre las cicatrices si se va a tomar el sol antes de que éstas estén completamente blancas. De lo contrario, pueden pigmentarse, es decir, oscurecerse, y quedar así demasiado visibles.

A partir de las 3 semanas, es conveniente iniciar, para mantener permanentemente a diario, el hábito de masajear sus mamas unos minutos todos los días. Se le explicará cómo hacerlo. No hace falta emplear mucho tiempo en ello, pero sí hacerlo diariamente. Con ello se consigue que la forma definitiva de los pechos se consiga antes, y que se mantengan blandos y naturales mucho tiempo.

Hay que señalar que, principio, los pechos no tienen la forma ni el tamaño que tendrán después: suelen estar muy altas y separadas, debido a la tirantez de la piel y del músculo, que están adaptados a un tamaño menor. Y la inflamación hace que parezcan mayores. Progresivamente los tejidos ceden, y se ve día a día como las mamas cambian y adquieren su forma y su tamaño definitivos.

La sensibilidad en los pezones puede disminuir tras la operación. De ser así, suele ser algo transitorio, aunque la recuperación total de la misma puede llevar varios meses, y acompañarse en algunos casos de períodos de sensibilidad anómala o incluso aumentada (al roce, por ejemplo).

Como hemos comentado antes, en caso de mastopexia periareolar (extirpación de piel sólo alrededor de la areola) la piel se verá inicialmente fruncida alrededor de la sutura, pero este fruncido irá desapareciendo progresivamente en varias semanas, a un ritmo variable según la cicatrización de la persona y la cantidad de piel sobrante eliminada.

Resultados de la cirugía de aumento de pecho con elevación y reafirmación

Los resultados tras un aumento de pecho con elevación y reafirmación del mismo suelen ser muy gratos para la paciente. Es importante saber que la forma y el tamaño de las mamas previas a la cirugía pueden influir tanto en el tratamiento recomendado como en el resultado final. Si los pechos no tienen el mismo tamaño o forma antes de la cirugía, es poco probable que sean completamente simétricos después. En algunas pacientes, sobre todo si son delgadas, y en los casos de colocación subglandular del implante, pueden palparse arrugas y pliegues del mismo debajo de la piel. Esto es normal, y no supone alteración alguna.

Las prótesis o implantes para el aumento estético del tamaño del pecho, o para la conformación estética de su volumen y forma representan, actualmente, uno de los tratamientos más requeridos en Cirugía Estética. El desarrollo y perfeccionamiento de la anestesia, la simplificación de las técnicas de implantación, y la altísima calidad de los materiales empleados permiten contemplar resultados excelentes y duraderos.

Galería

Contacto

Contacte con nosotros y estaremos encantados de resolver cualquier tipo de duda que tenga respecto al tratamiento o intervención.